“Los niños deben ser educados no para el presente, sino para una condición futura, posiblemente mejorada, de manera que se adapte a la idea de humanidad y al destino de hombre.”

Emmanuel Kant

 

No hace tanto los abuelos fuimos niños y cuando nosotros éramos niños o incluso cuando fuimos padres; la educación se centraba principalmente en cómo el docente podía trasmitir sus conocimientos, en cómo perfeccionar la didáctica, el lenguaje, en cómo hacer acopio del mayor cúmulo de conocimientos posibles, aprendidos generalmente de memoria.

Hoy en día los nietos del mundo se enfrentan a un concepto completamente nuevo de aprendizaje en el que prima la idea de que la enseñanza debe de estar enfocada a preparar a nuestros jóvenes para los retos futuros. La misión principal de la educación debe ser por tanto, que el alumno o pupilo sepa adaptarse a la realidad en la que se desenvuelve; que sea capaz de encontrar una solución ética a las diversas situaciones de la existencia y que logre su bienestar emocional.

En España, vamos algo retrasados en relación a las nuevas tendencias educativas de los países desarrollados, por lo que nuestros nietos siguen sufriendo una baja calidad de enseñanza, según datos del último informe PISA 2012, que realiza una evaluación de los estudiantes a nivel internacional, el rendimiento medio de los alumnos españoles a la hora de resolver problemas cotidianos es de 477 puntos. Esta cifra es inferior a los 500 puntos de media de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), y sitúa a España en la cola de los países pertenecientes a la organización. Según afirmaciones del director de PISA, Andreas Schleicher, “el modelo educativo español actual se centra demasiado en la reproducción de los conocimientos que se adquieren y no en utilizarlos para resolver situaciones prácticas”. En general, se valora más a los alumnos por lo que memorizan que por lo que aprenden, entienden y asimilan. Como dice un antiguo proverbio chino: “Dímelo y lo olvidaré. Muéstramelo, y puede que no lo recuerde. Involúcrame, y lo entenderé”.

Muchos son los retos de aprendizaje con los que se encuentran nuestros nietos en las aulas, pero hoy en día ninguno de ellos versa sobre la adquisición o no de conocimientos nuevos, sino de problemas que deben de ser atacados desde diferentes prismas; familiar, parental y académico. En Great Moments señalaremos principalmente estos 5 retos: agresividad, «bullying», sexualidad, tecnología y alcohol.

En relación a la agresividad, es importante tener en cuenta que la familia es su modelo de actitud, de disciplina, de conducta y de comportamiento. Es uno de los factores que más influyen en la construcción de la conducta agresiva. Está demostrado que el tipo de disciplina que una familia aplica al niño, será el responsable por su conducta agresiva.

Mucho se habla también del bullying hoy en día, y esto no es más que una extensión del fenómeno de la agresividad y la violencia en los niños de hoy en día, la falta de tolerancia y de respeto, un niño que actúa de manera agresiva sufre intimidaciones o algún tipo de abuso en la escuela o en la familia. Adquiere esta conducta cuando es frecuentemente humillado por los adultos en su círculo cercano.

La sexualidad también ha cambiado mucho en la época de nuestros nietos, el principal problema proviene de la falta de madurez de nuestros nietos hace que se conviertan en juegos las propias relaciones sexuales, sin tener en cuenta enfermedades de transmisión sexual, desgarros, embarazos y otros problemas derivados.

Otro de los retos recurrentes es el control del alcohol, llegando incluso a desenlaces fatales y muertes o comas etílicos. Según los expertos lo que ocurre es que los adolescentes ven en el alcohol un billete en primera clase a la desinhibición, a la osadía, a la distensión; en suma a la libertad sin barreras, lo cual constituye toda una fascinante tentación.

La dependencia de la tecnología es otro de los grandes frentes de nuestros nietos en la actualidad. Resulta reseñable el modo en que se ha disparado el número de aplicaciones para los móviles y tablets, dirigidas a los niños; juegos, redes sociales, aplicaciones de fotografía… Es importante tener en cuenta que las tecnologías deben utilizarse de modo puntual para apoyarnos y ayudarnos de forma cotidiana y nunca superar la línea de la dependencia.

Los abuelos tenemos por delante una misión muy importante cómo “cabezas de familia” es importante que nos concienciemos mucho de que estos son los problemas reales que tienen nuestros nietos a día de hoy o que en algún momento de sus vidas sufrirán y debemos estar preparados para ayudarles y apoyarlos para enfrentarlos.

 

 



+ ¡ Apúntate ! +
A Great Moments

¡Great Moments va a proporcionarte las mejores aventuras para que compartas con tus nietos!
Apúntate a nuestra Newsletter. ¡Es gratis!

+ ¿ Tus amigas son
Abuelas ? +
Apúntalas a Great Moments

Invita a tus amigas a que se apunten gratis a Great Moments. Disfrutarán de buenas ideas para compartir con sus nietos.