Hoy en día, todos se empeñan en poner un nombre para todo, de modo que la nostalgia que hace tiempo sentimos cuando nuestros hijos se emanciparon, hoy se la conoce cómo:

“síndrome del nido vacío”.

Según su definición el síndrome del nido vacío es una sensación general de soledad que los padres u otros tutores pueden sentir cuando uno o más de sus hijos abandonan el hogar. Efectivamente este síndrome puede ser aplicado a cualquier persona que pasa mucho tiempo con la persona que se marcha, un hijo o nieto con el que se estrecha un lazo de convivencia muy profundo y que de repente desaparece.

Yo creo que todos los días que vienen mis nietos a casa y luego se marchan, siento un poquito de este sentimiento complejo que llaman síndrome del nido vacío, por llamarlo de algún modo pero que cómo todo sentimiento enriquece. Hay una frase que reza que: “ no se aprecia lo que se tiene hasta que se pierde”, bien pues esta es, en mi opinión, la más sencilla explicación para esta sensación y que dota de importancia los momentos en los que se convive y comparte con otra persona el tiempo y la vida. Si no tuviéramos estos momentos de soledad, no podríamos apreciar realmente el rato que estamos con nuestros nietos. Por lo tanto, ambos momentos ( en soledad y acompañados) son igualmente importantes. Y creo que todos los abuelos coincidimos en esto.

Los psicólogos afirman que estas emociones son relativamente normales y muy frecuentes en las familias y suelen ser pasajeras, se van diluyendo con el tiempo, además, estas emociones normales se mezclan con otras positivas, como por ejemplo el orgullo de que un nieto viaje, se haga mayor, comience a vivir nuevas experiencias y disfrute mucho de su juventud y de su vida. Lo que todos los abuelos queremos es que nuestros nietos sean felices.

Cuando pasamos un verano o unas vacaciones largas o incluso un fin de semana con nuestros nietos, volver a la rutina a veces es difícil, pero como todo en la vida, se necesita tiempo para adaptarse a las nuevas situación y seguramente en un par de días todo volverá a la normalidad. Si tienes algún hobby o si sueles quedar con tus amigas entre semana, este tipo de planes te ayudará a retomar tu día a día sin echarles tanto de menos. Además importante saber compartir esos sentimientos con otras abuelas o abuelos en la misma situación y por supuesto no perder el contacto telefónico con los nietos, hacerles visitas, y seguir un poco la marcha de sus vidas. Es muy importante, aprovechar esos momentos de contacto para decirle a nuestros nietos cosas positivas, como que le queremos o que le echamos de menos.

 

 

 

 



+ ¡ Apúntate ! +
A Great Moments

¡Great Moments va a proporcionarte las mejores aventuras para que compartas con tus nietos!
Apúntate a nuestra Newsletter. ¡Es gratis!

+ ¿ Tus amigas son
Abuelas ? +
Apúntalas a Great Moments

Invita a tus amigas a que se apunten gratis a Great Moments. Disfrutarán de buenas ideas para compartir con sus nietos.