Cuando eras pequeña, no había tanta variedad de juguetes, y los niños se entretenían con cualquier cosa, seguro que en algún momento de tu vida coleccionaste canicas, chapas de bebidas, cartas, sellos, libros, estampas, monedas, cromos o postales. Cualquier objeto especial o extraño era susceptible de ser coleccionado en cantidades.

Los juegos que nos animaban a coleccionar, triunfaban en colegios, incluso en academias y parques, cualquier lugar era apto para que un grupo de niños o niñas intercambiara algún objeto de coleccionismo.

De ser un juego, pasó a ser una afición, de ahí al arte y después en algunos casos a una especie de obsesión o filia por ver completada una serie, ampliando la colección desde un punto de vista cuantitativo y cualitativo.

El coleccionismo consiste en la agrupación y organización de objetos de una determinada categoría. Esta afición ha variado a lo largo de los años, según el interés de una época se prefería un tipo de objeto u otro, pero durante toda la historia; el arte de poseer, recopilar, acumular, mostrar y compartir ha sido de interés para el hombre. El almacenar objetos bellos o enigmáticos se refiere a una empresa que comenzó probablemente con gran éxito con la famosa biblioteca de Alejandría fundada por Tolomeo en el año 280 AC, como acervo maravilloso de manuscritos y como centro de estudio. Más tarde, el coleccionismo se generalizó aún más y a partir del Renacimiento italiano, en el siglo XV. El hombre se situó el centro de la realidad y los humanistas lograron visualizar un mundo capaz de admirar los objetos. Surgieron los mecenas y patronos, quienes invitaban a sus palacios a los más renombrados artistas de la época. Hubo personajes como Lorenzo de Medici, quien se dio a conocer por su asombrosa colección de escultura, pintura, manuscritos e inclusive animales exóticos.

En Great Moments queremos animaros a que le transmitas a tu nieto ése interés por el coleccionismo, y para ello os vamos a dar ideas de objetos que hoy en día se pueden coleccionar de forma fácil y sencilla, para que inicies a tu nieto en el coleccionismo, lo mejor es que hagáis juntos su primera colección:

– Cromos: si tú nieto es chico, lo tienes muy fácil, todos los equipos de fútbol de primera división tienen su propia colección de sellos, que puedes adquirir en kioscos, junto con los álbumes. Su cumpleaños, una buena nota, o por su comportamiento, cualquier ocasión es buena para regalarle un paquete de los codiciados cromos. Si es chica también puedes buscar los cromos de sus dibujos favoritos, cómo Bob esponja o las Supernenas.

– Canicas: hay mil tipos, formas, tamaños y colores, y cuanto más raras mejor, las canicas nos han gustado desde siempre y a nuestros nietos también, puedes adquirirlas en cualquier tienda de juguetes por bolsas o por unidades. Las más codiciadas son las más extrañas y las rugosas. Además venden cajas separadoras para almacenarlas de forma separada como complemento.

– Monedas: pueden ser antiguas ( que son más costosas y difíciles de encontrar) o de otros países. Debes de estar pendiente de guardar un par de monedas de cualquier viaje al que vayas, seguro que algunas ya las tienes guardadas, además cualquier persona que conozcas que vaya a viajar seguro que te hace el favor de traerte un para de ellas. Cuánto más alejado sea el país del que provenga más ilusión le hará a tu nieto.

 

¡Ya podéis poneros manos a la obra para empezar a coleccionar con vuestros nietos!



+ ¡ Apúntate ! +
A Great Moments

¡Great Moments va a proporcionarte las mejores aventuras para que compartas con tus nietos!
Apúntate a nuestra Newsletter. ¡Es gratis!

+ ¿ Tus amigas son
Abuelas ? +
Apúntalas a Great Moments

Invita a tus amigas a que se apunten gratis a Great Moments. Disfrutarán de buenas ideas para compartir con sus nietos.