El origen de los huevos de Pascua se remonta a la época de Mesopotamia, el hecho de asociar al huevo con la fertilidad y por entender que la Pascua coincide con el inicio de la estación primaveral, una estación fértil por excelencia, hace que haya quedado establecido en toda Europa como símbolo de la Pascua. Durante estos días pastelerías del mundo entero llenan sus escaparates de huevos de chocolate y azúcar.

A tus nietos les encanta seguro está tradición además Los huevos decorados de Pascua son una manualidad sencilla y divertida que puedes hacer junto a ellos durante estos días.

Lo primero que hay que hacer es pensar si queremos hacer una manualidad puntual, que dure sólo esta semana de Pascua y se pueda comer o permanente que podamos utilizar como decoración año tras año.

  • Colorear huevo de Pascua cocido

Lo primero que hay que hacer es hervir el huevo. Pon a hervir los huevos durante 8-10 minutos para que queden bien duros. Deja enfriar y que tus nietos te ayuden a secarlos bien con papel de cocina. A continuación comienza el trabajo manual, puedes elegir entre teñir o pintar los huevos. En Great Moments os recomendamos una técnica mixta, es decir, teñir y pintar después el huevo. Para teñir los huevos hay que introducirlo en una taza con 1 cucharada de colorante alimenticio y 2 cucharadas de vinagre. Pero para tus nietos quizás sea más entretenido si lo hacéis de forma natural, utilizando las propiedades y los colores naturales de ingredientes como las espinacas (verde), la remolacha (morado), el azafrán (amarillo), el café (marrón), los arándanos (azul)…por lo que al hervirlos podeis meterlos con alguno de estos alimentos durante 10-15 minutos. Cuanto más tiempo lo dejéis en el agua coloreada más fuerte será el color que tendrá. Una vez secados podéis empezar a aplicar el color en diferentes formas con pinceles y pintura especial para alimentos, también se pueden utilizar óleos y pinturas densas.

Si lo que queréis es pintarlos directamente, podéis aplicar primero una base blanca o de otro color y a continuación hacer diferentes dibujos.

  • Pintar el huevo de Pascua vacío

Si optamos por pintar el huevo vacía, el primer paso será vaciar el huevo. Para ello, realiza con mucho cuidado dos agujeros en cada extremo del huevo con ayuda de un alfiler y lo vuelcas. Puedes soplar por un agujero o ayudarte de un palito para empujar la clara y romper la yema hasta extraer todo el contenido, ¡seguro que tus nietos vivirán este proceso cómo un verdadero experimento!

Lava bien el huevo y sécalo con papel de cocina. A partir de entonces comienza un trabajo bastante delicado, porque debéis de evitar romper la cascara del huevo, lo ideal sería poder apoyarlo o sujetarlo de alguna forma sin ejercer mucha presión sobre la cáscara, una idea es atravesar un palito por los dos agujeros y sujetarlo por ahí.

A la hora de decorar también podéis utilizar productos para manualidades como hilo, cintas o retazos de tela para recrear a los miembros de la familia y fijar con pegamento algún accesorio. Dibujar los rasgos faciales con rotuladores permanentes: la boca, la nariz y los ojos.

 



+ ¡ Apúntate ! +
A Great Moments

¡Great Moments va a proporcionarte las mejores aventuras para que compartas con tus nietos!
Apúntate a nuestra Newsletter. ¡Es gratis!

+ ¿ Tus amigas son
Abuelas ? +
Apúntalas a Great Moments

Invita a tus amigas a que se apunten gratis a Great Moments. Disfrutarán de buenas ideas para compartir con sus nietos.