¿No sabes qué regalar estas Navidades? Regala sonrisas. Seguro que no fallas.

Todo el mundo agradece una sonrisa. Y no digamos si quien nos sonríe son nuestros nietos. Y es que no hay nada que produzca más alegría y más ternura que la sonrisa de un niño. Es casi mágico. Por muy tristes que estemos, por muchas preocupaciones que tengamos, si un niño nos regala una sonrisa, automáticamente sentimos alivio y se transforma en un quitapenas.

La sonrisa de un niño es fuente de vida, da paz, ilumina nuestro corazón y transmite tanta dulzura… Produce gran energía y nos llena de felicidad. Además, la sonrisa nos ayuda a conseguir el bienestar físico y mental que tanto nos beneficia. Por si fuera poco, rejuvenece, oxigena nuestro organismo, elimina el estrés y mejora nuestras relaciones con los demás.

Cuando sonreímos nos sentimos más felices y hacemos más felices a los demás. ¿Qué más se puede pedir?

Pon una sonrisa en tu vida y enseña a tus nietos a sonreír, con ello aprenderán a ser generosos, amables y a tener una actitud positiva. Al fin y al cabo somos un modelo para ellos y si nos ven sonreír aprenderán a sonreír.

¿Hay cosa más bonita?

Os dejo un poema de Mahatma Ghandi sobre la sonrisa, que es una maravilla.

Una sonrisa no cuesta nada y produce mucho

Enriquece a quien la recibe, sin empobrecer a quien la da.

No dura más que un instante, pero su recuerdo a veces es eterno.

Nadie es demasiado rico para poder prescindir de ella.

Nadie es demasiado pobre para no merecerla.

 Una sonrisa da felicidad en el hogar Y apoyo en el trabajo.

Es el símbolo de la amistad.

Una sonrisa da reposo al cansado, Y anima a los más deprimidos,

Reconforta a los desanimados Y es el mejor antídoto contra los problemas.

No se puede comprar, ni prestar, ni robar,

Pues es algo que no tiene valor, hasta el momento en que se da.

 Y si alguna vez te tropiezas con alguien que no sabe o no puede dar una sonrisa

sé generoso y dale la tuya. Porque nadie tiene tanta necesidad de una sonrisa

como el que no puede dársela a los demás.

 

Y hablando de sonrisas, recomiendo este maravilloso libro del gran Albert Espinosa. Brújulas que buscan sonrisas perdidas, una novela en la que el autor nos sumerge en una emocionante historia protagonizada por unos personajes inolvidables que nos harán reflexionar y descubrir lo que es realmente importante en la vida.

 



+ ¡ Apúntate ! +
A Great Moments

¡Great Moments va a proporcionarte las mejores aventuras para que compartas con tus nietos!
Apúntate a nuestra Newsletter. ¡Es gratis!

+ ¿ Tus amigas son
Abuelas ? +
Apúntalas a Great Moments

Invita a tus amigas a que se apunten gratis a Great Moments. Disfrutarán de buenas ideas para compartir con sus nietos.