Para los abuelos no hay sentimiento más desagradable que saber que a vuestro nieto le va mal en el cole por culpa de otro niño.  Sin duda este problema es causa de muchas discusiones en el seno familiar. Unos opinan que el niño debería reaccionar de manera violenta, otros que no debería hacer nada.

Ahora bien, es importante enseñar a vuestro nieto a reaccionar de forma adecuada, ya que este tipo de situaciones son las que forman la personalidad de cada individuo.

 

  1. No ceder a la Violencia:

Es importante mostrar con el ejemplo, que la violencia nunca es la solución. Nuestro deber como adultos es mostrar que la violencia física o verbal no nos ayuda a llegar a conseguir nada. En este sentido debemos de predicar con el ejemplo.

  1. La violencia solo trae más violencia:

Aunque nos podamos sentir tentados, no podemos aconsejar a nuestros nietos que resuelvan sus problemas siendo agresivos. Eso les confundirá ya que les dará a entender que la violencia es un método válido para conseguir lo que uno quiere.

  1. No lo cuestiones con preguntas:

Lo más probable es que tu nieto se sienta avergonzado de ser el centro de atención de un ¨agresor¨. Es importante llegar al meollo del asunto, pero hay que hacerlo de manera progresiva para que vuestro nieto se sienta seguro. Hacer un interrogatorio puede alejarlos.

  1. Hazlo parte de la solución:

Pregúntale a tu nieto cuál es la solución que él considera más viable. Este es un gran método para saber qué opina tu nieto y os ayudará a reflexionar en conjunto.

  1. Enseñar a ser asertivos:

La mejor forma adecuada de reaccionar ante un agresor, es demostrar que no tenéis miedo a defender vuestras opiniones y hacerlo sin recurrir a la violencia.

Hazle sentir todo tu apoyo y explicarle que también puede recurrir a la ayuda de los mayores para resolver un problema de este estilo.

  1. No formar parte del acoso escolar

Desde hace unos cuantos años se ha desarrollado un método en Finlandia para terminar con este problema. Se llama el método KiVa, su aplicación ha resultado muy exitosa en diferentes centros y trata sobre la responsabilidad del observador y de su posición ante el acosador. El agresor justifica sus actos por las risas que provoca en sus compañeros. Es por ello que hay que trabajar en todos los niños en su conjunto: agresores, agredidos y observadores, enseñándoles desde pequeños cómo identificar estás conductas típicas de bullyings e instándoles a tener un comportamiento de rechazo frente a ellas.



+ ¡ Apúntate ! +
A Great Moments

¡Great Moments va a proporcionarte las mejores aventuras para que compartas con tus nietos!
Apúntate a nuestra Newsletter. ¡Es gratis!

+ ¿ Tus amigas son
Abuelas ? +
Apúntalas a Great Moments

Invita a tus amigas a que se apunten gratis a Great Moments. Disfrutarán de buenas ideas para compartir con sus nietos.