Mi nieta, cada verano viene con una empresa diferente, ella es una emprendedora nata, lo lleva en la sangre y no hay cosa que le pueda gustar más que ganar dinero con algo que ella misma ha creado o ideado.

El primer año le dio por hacer litros y litros de limonada casera con jengibre que vendía a 1 € el vaso recorriendo la playa de punta a punta. La encargada de los ingredientes era yo, y me pasaba el día comprando limones, azúcar, agua mineral, hielos, botellas, vasitos de plástico y jengibre. Preparábamos el manjar juntas, y luego ella, con su carita de buena, lo morenita que se pone y lo graciosa que es, ofrecía a todo aquél que se encontraba en la playa un vasito de limonada casera a 1€. El precio lo fijo ella, y he de reconocer que fue todo un acierto. La mayoría de sus clientes éramos nosotros, familia, amigos y conocidos, pero ella tras una semana de triunfal venta ambulante de limonada, había ahorrado cómo 60€, calcular los litros diarios de limonada que ella vendía y que tuvimos que preparar…. Yo le insistí para que ahorrara el dinero, pero aquél dineral voló rápidamente, ella muy empresaria pero muy generosa, siempre que íbamos a comprar el pan ella se empeñaba orgullosa en pagar.

Mentalmente hice la cuenta entra lo que me gasté para la limonada y lo que me ahorré de pan y aquélla aventura no nos salió tan mal.

Otro verano le dio por las pulseras y collares, se había comprado una máquina para entrelazar hilos con gomas y cuentas y pasaba largas horas creando y diseñando, yo la veía disfrutar. No os creáis que me regaló ninguna, tuve que ser la primera en comprar. Ella misma fue capaz de darse cuenta de que esto ya no era limonada; eran palabras mayores, requerían tiempo, esfuerzo, imaginación y materiales más costosos y difíciles de encontrar. Por ello los precios aumentaron a 3 € la pulsera y 5 € el collar. Empezó vendiendo por nuestra urbanización, a los coches que entraban, en la piscina, en lugares de paso.. un día me dijo que iba a ir de puerta en puerta y para aquello me negué; ¡Lo que me faltaba; mi nieta convertida en una comercial a puerta fría!. Pero ¿ cuál fue mi sorpresa el día que descubrí que el vigilante de seguridad de la urbanización le había facilitado una mesa plegable y una silla y allí estaba mi nieta sentada en su pequeño mercadillo vendiendo a todo el que entraba por la urbanización; ¡ella es todo genio y figura!

Este año, está más tranquila, sobre todo más ocupada con diferentes actividades ya que la hemos apuntado a un curso intensivo de golf. Los primeros días pensé que ése espíritu emprendedor se había calmado, o que quizás ya era demasiado mayor… sentí una mezcla de pena y alivio. Hasta que fui un día a recogerla y tardó mucho más de lo normal, resulta que cuando termina el cursillo, ella se encarga de recoger bolas por el campo, y ya tiene acumulado un arsenal, cuando a alguien le faltan bolas, ella muy avispada, en cualquier momento las revende por menos de lo que cuestan allí. Esto me ha dejado bastante preocupada; ¡este nuevo negocio suyo ya está al borde de la ilegalidad!…

Si vuestros nietos son emprendedores por naturaleza, nos encantaría recibir vuestras historias pinchando aquí.

 



+ ¡ Apúntate ! +
A Great Moments

¡Great Moments va a proporcionarte las mejores aventuras para que compartas con tus nietos!
Apúntate a nuestra Newsletter. ¡Es gratis!

+ ¿ Tus amigas son
Abuelas ? +
Apúntalas a Great Moments

Invita a tus amigas a que se apunten gratis a Great Moments. Disfrutarán de buenas ideas para compartir con sus nietos.