En verano es la época que más tiempo pasamos en familia, nosotros los abuelos por un lado, nuestros hijos con los que compartimos una casa de verano y nuestros nietos, que se empeñan en retarnos a todos.

Qué si la hora de llegada nocturna de mi nieta de 15 años, que si el mismo menú de todos los días, que si a mí no me gusta esto o lo otro, que si habría que arreglar la casa, que si ¿dónde está mi?… ¿quién ha puesto?… a ver ¿adónde vamos?… que cómo tardéis mucho yo me bajo..

No ha hecho más que empezar el verano y ya temo que se repitan las mismas, las mismísimas discusiones de todos los santos veranos.

El otro día, haciendo MINDFULLNESS, no podía dejar de pensar en ello y por fin lo vi claro: este verano no pienso caer, ni verme envuelta en estos momentos tensos de discusiones, que la mayoría no van conmigo, ni me interesan. Para ello he elaborado una 3 tácticas estratégicas, con las que espero salir airosa de toda discusión:

 

La cortina de humo– por la mañana se respira un ambiente tenso y cargado, unos quieren hacer una cosa, otros otra… yo me marcho a comprar el pan, a dar un paseo al perro o a charlar con el primero que me encuentre por la calle. Importante siempre regresar con algo en la mano: una barra de pan, una bolsa de hielos, bollos para todos, etc… no sólo no te echaran en falta en la discusión, sino que cuando vuelvas triunfante con tu compra, te lo agradecerán eternamente.

 

Ni sí ni no ni todo lo contrario– En medio de una discusión sobre la hora de llegada de tu nieta, o sobre una nueva pandilla o novio de turno que se ha echado, ¡puedes quedar bien con todos! ¿cómo? Sin emitir un juicio verbal, o lo que es lo mismo, “ ni sí ni no ni todo lo contrario” les miras directamente a los ojos y mientras ellos hablan asientes levemente con la cabeza si respondes hazlo con ligeros: “ claro, sí, ya, entiendo…” pero nunca, repito nunca des la razón ni a los padres ni a los nietos. Finalmente entre ellos serán capaces de llegar a un acuerdo, y habrás salido indemne de la lucha de poder.

 

– Jugando al despiste- Se decide hacer algo pero a ti no te apetece nada; tú tienes mejores planes; un libro, una película, un paseo a solas, sin gritos de nietos alborotados, un baño relajante sin tener tiempo limitado dentro del cuarto de baño… Cuando llega la hora de irse, te sobreviene un dolor de cabeza, estás algo cansada o tienes la tensión baja. Es fundamental que este malestar sobrevenido no sea grave o se preocuparán por ti y no te dejarán ni a sol ni a sombra. Una vez hayan salido todos por la puerta, puedes relajarte y empezar a disfrutar, no viene mal, que pasado un tiempo prudencial, les envíes un mensaje diciendo que ya estás bien, que te ha venido bien, quedarte a descansar. Se sentirán aliviados, y cuando vuelvan te cuidarán mucho más….

 

Os iré contando cómo me funcionan, y os pido por favor que si las aplicáis, me dejéis en este correo: contacto@greatmoments.es vuestras experiencias.

 

 

 

 



+ ¡ Apúntate ! +
A Great Moments

¡Great Moments va a proporcionarte las mejores aventuras para que compartas con tus nietos!
Apúntate a nuestra Newsletter. ¡Es gratis!

+ ¿ Tus amigas son
Abuelas ? +
Apúntalas a Great Moments

Invita a tus amigas a que se apunten gratis a Great Moments. Disfrutarán de buenas ideas para compartir con sus nietos.