Sin darte cuenta, el gazpacho, la comida más refrescante del verano se ha colado en tu nevera, y ya no hay forma de dejar de tomarla a todas horas.

Piensas y piensas y no haces más que darle vueltas para buscar otros platos, que den más variedad a vuestros menús, sean igual de refrescantes que el gazpacho y les gusten tanto a mayores cómo a pequeños… Sabemos lo difícil que es ser innovadora y triunfar, y más cuando se trata de tus nietos, por eso, te ayudamos y te damos algunas recetas, con las que te  prometemos sorprenderás a tus nietos porque serán las más refrescantes del verano:

Limonada – Recomendamos que la tengáis siempre preparada en una jarra en la nevera. Una bebida muy saludable y buena para sustituir los refrescos gaseosos u otras bebidas energéticas cargadas de azúcares. Ingredientes: ½ de limones, 2-3 litros de agua, jengibre, stevia o sirope de agave y semillas de chía. Preparación: Hacer zumo con todos los limones, colarlo bien, mezclarlo con el agua, trocear un dado del jengibre y mezclar, añadir una cucharada sopera de stevia o de sirope de agave y una cucharada sopera de semillas de chía. Remover bien con un cucharón de madera y dejar reposar en la nevera. Remover siempre antes de servir. Veréis como las semillas se hinchan con el agua e hidratan el doble, cargadas de minerales y antioxidantes beneficiosos para vosotros y para vuestros nietos.

Crema de guisantes y aguacate – Si sois amantes de las cremas ligeras y saludables, os propongo ésta crema. Ingredientes: una bolsa de guisantes congelados, dos aguacates maduros, 200 grs de cebolla, un poco de aceite de oliva, 1 litro de caldo de verdura, sal y pimienta. Preparación: picamos la cebolla y la rehogamos en una sartén, en un cazo calentamos el caldo de verduras y una vez caliente añadimos los guisantes, sal y pimienta. Lo dejamos hervir un poco, luego dejamos enfriar y añadimos la cebolla y los dos aguacates cortados en trozos. Lo trituramos todo. Lo pasamos bien, hasta que quede en textura crema. Y lo metemos en la nevera. Se puede añadir un poco de queso ricota al servir.

Ensalada de lentejas – Otra buena forma de conseguir que vuestros nietos tomen legumbres en verano. Ingredientes: un tarro grande de lentejas ya cocidas, una tarrina de queso fresco mediano, un tomate grande, dos zanahorias grandes, una cebolla pequeña dulce, 15- 20 aceitunas, tres cucharadas soperas de maíz de lata, una pizca de orégano, aceite de oliva, vinagre y sal. Preparación: Escurrir bien las lentejas. Cortar el tomate en taquitos, las zanahorias, la cebolla y las aceitunas, mezclar en un bol con el maíz y el queso en tacos grandes. Luego añadir las lentejas. Si la vas a consumir en el momento puedes aliñar con el orégano, la sal, el aceite y el vinagre.

Naranjas en gelatina– Incorpora las frutas a todos tus postres este verano. Ingredientes: 4 naranjas de zumo bien lavadas, 2 cucharaditas de azúcar (opcional), gelatina neutra en polvo (1 sobre de 10g para 500g totales de líquido o según indicaciones del fabricante), 200 g de agua. Nota: 10g de gelatina neutra en polvo equivalen a 5-6 láminas de gelatina (hidratar previamente siguiendo las recomendaciones del fabricante). Preparación: Exprimir las naranjas, reserva el zumo (agregar azúcar opcionalmente) y reservar las pieles de las naranjas. Disolver la gelatina en el zumo y remover con unas varillas. Llevar el agua a ebullición en una cazo y verterla sobre el zumo, removiendo constantemente para integrar la gelatina. Incorporar el zumo con gelatina dentro de los cascos de las naranjas y dejar enfriar en la nevera por un mínimo de dos horas.

Helado de yogurIngredientes: 500 g de yogur griego, 1 vaso de leche, 1 vaso de nata o crema de leche, 4 grs de Pronagar polvo, 60g de azúcar o equivalente de Stevia. Preparación: Ponemos a calentar la leche en una olla mediana e incorporamos la nata o crema de leche. A continuación añadimos Pronagar en polvo y dejamos que hierva durante 2 o 3 minutos. Endulzamos con azúcar o stevia, en caso de diabetes o si queremos restar alguna caloría.

Dejamos enfriar casi por completo e incorporamos el yogur. Mezclamos ambas masas hasta conseguir una textura homogénea. Para terminar el helado, podemos hacerlo con una heladera o usar el método tradicional, que consiste en sacar el helado del congelador varias veces y batir para romper los cristales de hielo, consiguiendo una textura muy cremosa. Si no tenéis tiempo, otra opción más sencilla y rápida es ponerle palitos a las terrinas de petit suisse y meterlos en el congelador, os encantará a todos.



+ ¡ Apúntate ! +
A Great Moments

¡Great Moments va a proporcionarte las mejores aventuras para que compartas con tus nietos!
Apúntate a nuestra Newsletter. ¡Es gratis!

+ ¿ Tus amigas son
Abuelas ? +
Apúntalas a Great Moments

Invita a tus amigas a que se apunten gratis a Great Moments. Disfrutarán de buenas ideas para compartir con sus nietos.