“Cuando te acaricié, me di cuenta de que había vivido toda mi vida con las manos vacías”. Estas preciosas palabras de Alejandro Jodorowsky no pueden transmitir mejor la sensación de una caricia. En realidad, quien acaricia, quien recibe la caricia tiene una sensación tan placentera, que le transporta a una de las emociones más deliciosas que se puedan sentir.

Y es que una caricia cura el alma, calma el dolor, nos hace sentir plenos y felices y hasta fortalece el sistema inmunológico. Es un reconocimiento de amor hacia las personas y para tener un desarrollo social sano y sentirnos bien, debemos regirnos por las leyes de abundancia que consisten en: dar abundantes caricias cuando corresponda; aceptar las que mereces; pedir las que necesitas y ofrecérselas uno mismo.

Pero de todas las caricias, hay una caricia muy especial. El apapacho. En México, apapacho es una palmadita cariñosa. Pero su significado es más amplio: es un abrazo, un beso, una caricia muy tierna, un consuelo, un achuchón. Es como un “cura sana”, como un conectar cuando un amigo te necesita o tu pareja está triste.

La más bonita definición de apapachar es “acariciar con el alma”. Se trata de una complicidad, un encuentro emocional, una conexión que te proporciona bienestar; un momento en el que los problemas desaparecen y solo te embarga la emoción que te paraliza y no quieres que acabe. Hasta te estremeces.

¿Quién no quiere que le apapachen?

Para entender bien de emociones, te recomendamos este libro.

Emociones: una guía interna, de Leslie Greenberg. Consíguelo aquí.

Captura de pantalla 2016-08-03 00.33.19



+ ¡ Apúntate ! +
A Great Moments

¡Great Moments va a proporcionarte las mejores aventuras para que compartas con tus nietos!
Apúntate a nuestra Newsletter. ¡Es gratis!

+ ¿ Tus amigas son
Abuelas ? +
Apúntalas a Great Moments

Invita a tus amigas a que se apunten gratis a Great Moments. Disfrutarán de buenas ideas para compartir con sus nietos.