Las veo venir desde lejos…

En el parque. Sentadas en el banco del parque con sus nietos mientras ellos disfrutan educadamente de sus meriendas, perfectamente empaquetadas en unos lunch-box a juego ilustrados por sus personajes favoritos y que ellos apoyan delicadamente en sus rodillas . De vez en cuando las palomas se les acercan esperando un descuido que poder aprovechar, pero a ellos ¡no se les cae ni una miga! cómo si estuviesen tomando el té con la mismísima Reina Madre. Abuela perspicaz.

Por la calle. De su bolsa de supermercado asoma un ovillo descuidado y unas agujas de tejer. Por muy cargada que vaya, siempre lleva a su nieta pequeña bien acomodada en la silla del carrito de la compra. La niña aparte de lo guapa que es va muy bien vestida, con su chaqueta de lana merina gris claro, del mismo color que la lana de su bolsa, ¡lleva hasta los botones clásicos!. Debió de tejérselo en sus clases de punto el día anterior. Abuela orgullosa.

En un museo. Una tropa de niños ruidosos se agolpa frente a una obra de arte sin prestar la menor atención, ni siquiera su profesora consigue controlar la situación; ella, tranquila, coge a sus nietos y contrata una visita privada con una audio guía pedagógica. Abuela previsora.

Ellas son las abuelas perfectas, van un paso por delante y siempre dan la sensación de tener todo bajo control. Les basta una mirada saben comunicarse con sus nietos, en una sonrisa saben mezclar compasión y comprensión en proporciones exactas.

Me comparo con ellas y a veces me hacen dudar.

¿Por qué no consigo convertirme en una de ellas? A veces tengo la sensación de cometer alguna falta ¿y si resulta que los espectáculos de marionetas o mis cuentos con moralejas están pasados de moda y ya no les divierten?

Pero me doy cuenta de que ellos sí se ríen conmigo y siempre me piden más y más. Quieren que les lleve a todos lados. Están deseando verme y yo me derrito cuando veo las caritas de emoción que me ponen o cuando me dicen que soy la mejor abuela del mundo. Y creo que sí, que lo estoy haciendo muy bien.

Pienso en nuestras migas, en las palomas, en los paseos, en las carreras locas de los museos, en mis espectáculos absurdos… siempre junto a ellos. ¡Ojalá estos momentos durasen para toda la vida!



+ ¡ Apúntate ! +
A Great Moments

¡Great Moments va a proporcionarte las mejores aventuras para que compartas con tus nietos!
Apúntate a nuestra Newsletter. ¡Es gratis!

+ ¿ Tus amigas son
Abuelas ? +
Apúntalas a Great Moments

Invita a tus amigas a que se apunten gratis a Great Moments. Disfrutarán de buenas ideas para compartir con sus nietos.