Pronto llega esta fecha tan celebrada por algunos, y tan odiada por otros. Camino por la calle, y no hago más que ver un continuo ejercicio de endulzamiento publicitario, anuncios de parejas románticas se cruzan por mis ojos, joyas y colgantes en forma de corazón, ramos de rosas rojas, experiencias y viajes para celebrar en definitiva, algo esencial para la vida: el amor.

Leo todas las marquesinas, y me siento rápidamente imbuida por el espíritu de la compra compulsiva, entro en el corte inglés, en la planta baja me asaltan las dependientas con perfumes embotellados en cristal rojo. No son para mí. Pienso si necesito algo, para mi o para mi marido, pero lo cierto es que no. Subo las escaleras metálicas, pensando qué hago yo allí, si no tengo que comprar nada. En la segunda planta, una foto gigante de una niña que sonríe, me recuerda a mi nieta Olivia. Pienso en ella, sólo pensar en ella me hace sonreír.

Me bajo en la planta de ropa infantil, y no puedo evitar que se me vayan los ojos con unas botas de agua amarillas. Me imagino a Olivia con ellas, sus pies pequeños, su risa mientras va pisando los charcos de paseo conmigo… me emociono pensando en su cara cuando se las ponga por primera vez. Está decidido, me las llevo.

Mientras me las empaquetan para regalo, me siento ilusionada como una niña, ahora lo entiendo, lo que yo siento por mi nieta es Amor.

Consigue estas botas pinchando aquí,

 

 

 



+ ¡ Apúntate ! +
A Great Moments

¡Great Moments va a proporcionarte las mejores aventuras para que compartas con tus nietos!
Apúntate a nuestra Newsletter. ¡Es gratis!

+ ¿ Tus amigas son
Abuelas ? +
Apúntalas a Great Moments

Invita a tus amigas a que se apunten gratis a Great Moments. Disfrutarán de buenas ideas para compartir con sus nietos.