La resiliencia es la capacidad que tenemos para hacer frente a las dificultades, los problemas y las adversidades de la vida y superarlas. En palabras de la RAE, es la capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos. Es decir, es lo que siempre hemos denominado “resistencia a la frustración”.

Desarrollar la tolerancia o resistencia a la frustración es una de las mejores habilidades que las abuelas pueden trabajar con sus nietos. No siempre es fácil porque nos encanta mimarles. ¿Quién de vosotras no quiere que sus nietos tengan todo lo que desean? ¿Qué abuela no daría todo por quitarles las penas o por facilitarles las cosas?  A través de la resiliencia se puede superar experiencias traumáticas y de gran dolor. Es más, pueden incluso salir fortalecidos.

Las 7 “C” para fomentar la resiliencia en los niños, y que nos podemos aplicar los mayores, según el Dr. Ginsburg, pediatra especializado en medicina de adolescentes en The Children´s Hospital of Philadelphia, son las siguientes:

Competencia. Que sientan que pueden manejar una situación eficazmente.

Confianza. Que estén convencidos de que sus propias habilidades son importantes y son consecuencia de su capacidad.

Conexión. Que desarrollen vínculos estrechos con la familia, amigos y profesores, porque eso crea un sentido de seguridad sólido y fomenta la autoestima.

Carácter. Que fomenten y afiancen enseñanzas y valores que les permitan distinguir lo correcto de lo incorrecto.

Contribución. Enseñarles que sin ellos el mundo no sería igual, para que sean conscientes de la importancia de su contribución personal a que el mundo mejore.

Confrontación. Educarles para que aprendan a gestionar de manera efectiva el estrés, porque estarán mejor preparados para resolver conflictos.

Control. Porque los niños que controlan las consecuencias de sus decisiones saben que tienen la capacidad de reponerse antes.

Emmy Werner, escritora e investigadora en el Departamento de Desarrollo Humano de la Universidad de California y experta en resiliencia, concluye que los niños resilientes tienen algo en común: cuentan con al menos una figura de apego que les acepta incondicionalmente, independientemente de sus características físicas, inteligencia o temperamento. ¿Se os ocurre alguien mejor que una abuela?

Si quieres saber más sobre este tema, te recomiendo el libro Superar la adversidad: el poder de la resiliencia. 
Consíguelo aquí

Captura de pantalla 2016-07-11 17.30.50



+ ¡ Apúntate ! +
A Great Moments

¡Great Moments va a proporcionarte las mejores aventuras para que compartas con tus nietos!
Apúntate a nuestra Newsletter. ¡Es gratis!

+ ¿ Tus amigas son
Abuelas ? +
Apúntalas a Great Moments

Invita a tus amigas a que se apunten gratis a Great Moments. Disfrutarán de buenas ideas para compartir con sus nietos.