Dicen que la música amansa a las fieras y que a los hombres se les conquista por el estómago. Si por fieras entendemos a los niños, la respuesta es sí, señor, sí, señor… En cuanto a la segunda frase, nunca he estado tan segura. A mí un novio me conquistó con unas espinacas a la crema que después descubrí que eran congeladas. Pero que a los nietos se les conquista en parte por el estómago, de eso no tengo la menor duda. Y siempre será la abuela la mejor cocinera, a poquito que se esmere. Así que usando esas armas del corazón que a veces se sitúa en el estómago, podemos ponerlas a trabajar, añadiendo a nuestros nietos a ese pequeño ejército que situaremos en la cocina. Sí, a veces no es fácil involucrarles cuando siempre les estamos separando del fuego…, pero bien separados, ellos en la mesa y nosotras en la cocina propiamente dicha podemos ser imbatibles.

Además, si hay una escena histórica que siempre se repite es esa en la que las amigas se dan cita en la cocina y se cuentan las intimidades, por lo que podemos intentar -y aseguro que no falla- hacer lo mismo con los nietos. En la cocina se desata la lengua, se vuelven comentarios a voces lo que eran secretos y se traba una relación que se convierte en inalterable. Palabra de abuela.

Por otro lado, hacer galletas es de lo más socorrido cuando llegan tardes de vacaciones en las que se ha visto el último capítulo de Bat Pat y se fue la luz para bajar al parque o salir al jardín. La receta de las nuestras es un clásico inalterable.

signature-ELVI-BRON

  1. Mezclad 100 gr de mantequilla blanda con 100 gr de azúcar. Esto pueden hacerlo los más pequeños, si los mayores les medís las cantidades.
  2. Añadid 225 gr de harina, 1 huevo y una bolsa de azúcar de vainilla. También puede ser una labor de los más pequeños.
  3. Amasad hasta formar una bola y dejar en el frigo 1 hora. El tiempo lo mides tú. Pero ellos pueden hacer las bolas.
  4. Después de esta interminable hora, aplanad la masa dejándola de aproximadamente medio centímetro de ancho.
  5. Poned esa masa en moldes de diferentes formas: estrellas, corazón, lo que quieras.
  6. Acordaos de hacer un agujero en la parte de arriba si pensais colgar las galletas del árbol de Navidad.
  7. Metedlas en el horno 10 minutos (150°C) y una vez frías decoradlas con glaseado blanco (azúcar en polvo + clara de huevo) y bolitas de colores.
  8. Comprad cinta de raso de color rojo para colgar las galletas en el árbol.

Los moldes puedes conseguirlos aquí.

captura-de-pantalla-2016-12-10-21-09-46



+ ¡ Apúntate ! +
A Great Moments

¡Great Moments va a proporcionarte las mejores aventuras para que compartas con tus nietos!
Apúntate a nuestra Newsletter. ¡Es gratis!

+ ¿ Tus amigas son
Abuelas ? +
Apúntalas a Great Moments

Invita a tus amigas a que se apunten gratis a Great Moments. Disfrutarán de buenas ideas para compartir con sus nietos.