Con una madre muy orgánica y un padre medio carnívoro… o viceversa, tener la seguridad de que tus nietos comen magníficamente bien te parece que te corresponde a ti. No exactamente. Ya decimos que los padres educan y los abuelos ayudan, pero ya que te pones…, hemos preguntado por ti a nuestra nutricionista de cabecera, Marta Aranzadi. Aprende de ella y todos en casa comeréis mejor.

 

¿Realmente es tan mala la crema de cacao con avellanas para los niños como nos están diciendo?

Pues efectivamente es malísima, entre otras cosas porque el 50% de su composición es azúcar pura y dura, y el 25% grasas o bien manteca o bien grasa de palma que son saturadas; el resto sí, cacao y avellanas. Esto lo convierte no solo en una bomba calórica, sino en un compendio de malos nutrientes. El azúcar es totalmente adictiva y puede ser la causa de que guste tanto, y está detrás de la obesidad infantil, y la hiperactividad tan común hoy en día. Es un riesgo, de cara al futuro, de la función cardiovascular; yo he visto a una niña de 5 años (totalmente en su peso, y muy inquieta eso sí), con 250 de colesterol… Como todo, si se come de vez en cuando, no pasa nada, pero para ser la merienda diaria desde luego es totalmente desaconsejable. Por no hablar de que para que coman más rápido se suele poner en pan de molde, otro alimento lleno de grasas malas, azúcar y sal. Lo ideal sería acostumbrarles al chocolate y a las avellanas juntos o por separado.  

¿Cuando hago la compra, debo huir del gluten como de la peste?

No, en absoluto, mientras no se demuestre lo contrario, un niño no tiene por qué tener intolerancia al gluten de origen. Por lo tanto pan, pasta etc… no deberían ser sin gluten. El problema real es la cantidad de alimentos precocinados que contienen trigo sin que seamos conscientes de ello: gulas, jamón york, mahonesas, embutidos, salsas (tomate frito de brick)… Y ahí sí que hay que mirar bien las etiquetas para asegurarnos de que no lo contienen.  

Suele decirse que las proteínas animales para los niños bastan una vez al día, a elegir comida o cena. ¿Es cierto?

Realmente deberían comer raciones pequeñas dos veces al día. Teniendo en cuenta que el crecimiento en la infancia es muy rápido, es fundamental el aporte de proteínas de alta calidad biológica (carne, pescado, huevos…) para la formación de los tejidos musculares y óseos. Más bien se abusa de lo contrario, demasiados carbohidratos. Típica comida de colegio: espaguetis de primero y san Jacobo con patatas de segundo. Ese niño debería cenar pescado con verduras, y no más patatas ni pasta.

¿Y lo de las 5 frutas o raciones de verdura al día es realmente necesario?

Es de lo que más cuesta con los niños, pero sí, se deben incluir al menos dos piezas de fruta (enteras no en zumo), una de verduras y algo crudo: lechuga, tomate, pepino, zanahoria… Es la única manera de obtener vitaminas y minerales.

Cuando vienen mis nietos a comer, me esmero con el postre… ¿Qué hago ahora? ¿Sigo, elimino el azúcar, me olvido de los helados?

Si estamos hablando de postres caseros, adelante: natillas, flanes, mousse de chocolate, merengue, bizcocho de manzana… Pero nunca industriales. Si hablamos de helados, que sean de una heladería  buena. Un postre ideal sería fruta cortada con salsa de chocolate.



+ ¡ Apúntate ! +
A Great Moments

¡Great Moments va a proporcionarte las mejores aventuras para que compartas con tus nietos!
Apúntate a nuestra Newsletter. ¡Es gratis!

+ ¿ Tus amigas son
Abuelas ? +
Apúntalas a Great Moments

Invita a tus amigas a que se apunten gratis a Great Moments. Disfrutarán de buenas ideas para compartir con sus nietos.