Hace unos cuantos días que llevas recogiendo la casa, seleccionando calcetines desparejados, repartiendo en bolsitas de plástico las piezas de los diferentes legos correspondientes a las diferentes edades de tus diferentes nietos, descubriendo algunos pequeños destrozos que no viste con el jaleo familiar reinante. Puede que hayas vuelto al trabajo o a tus aficiones de la vida cotidiana, en las que se incluyen los ratos dedicados a esos queridos bichos que te han regalado tus hijos, has devuelto la mascota que te dejaron en consigna…, y todavía resuenan en tu cabeza los acordes del llanto de la única adquisición familiar en materia de bebés. Y ahora, qué, te preguntas, porque está claro que a todo te acostumbras como ser humano, hasta al lío más monumental. Pero no es menos cierto que a veces incluso las abuelas más enrolladas pueden sentir síndrome de Estocolmo. Sea como sea, te puedes recuperar y volver a ser la de siempre así:

1- Piensa en positivo. Porque es una maravilla tener a todos tus retoños, incluidos los mini, a tu alrededor. Pero disfrutar de la tranquilidad tiene sus ventajas. Aprovecha para leer todo lo que te dejaste sin abrir y para ver lo que el tumulto te impidió.

2- Convierte al abuelo en tu cómplice del regreso a la normalidad. Volved a pasear un rato cada día, a comer solos, a descubrir ese restaurante que abrieron justo antes de las vacaciones. Es el momento de recuperar al hombre y la mujer, dejando un poco a un lado la parte abuelo y abuela que en el fondo no os va a abandonar ya nunca. Dejad la elaboración del álbum de las vacaciones para las frías tardes del invierno, en la que podrán ayudaros los nietos.

3- Si vives sola, aprovecha para “entregarte” al sector amigas. Incluso un viaje, aunque sea de fin de semana puede ser una buena idea.

4- Si trabajas fuera de casa, guarda alguna tarde a la semana para recoger a tus nietos en el colegio. Y si tienes varios de diferentes hijos, adjudica a cada uno una de las semanas.

5- Acuérdate de decirles a tus nietos lo que les quieres y cuánto estás deseando pasar más días con ellos, de amanecer a anochecer. Programa con ellos el momento ideal.

6-Respeta la vida independiente de tus hijos, su necesidad de volver a la normalidad. Organiza alguna comida en la que estéis todos juntos, incluso un picnic que aún es tiempo http://greatmoments.es/2015/09/aun-se-puede-retozar/. Pero no te extrañe que alguno se dé de baja…, al fin y al cabo todo el mundo, como tú, necesita la vuelta a la normalidad.



+ ¡ Apúntate ! +
A Great Moments

¡Great Moments va a proporcionarte las mejores aventuras para que compartas con tus nietos!
Apúntate a nuestra Newsletter. ¡Es gratis!

+ ¿ Tus amigas son
Abuelas ? +
Apúntalas a Great Moments

Invita a tus amigas a que se apunten gratis a Great Moments. Disfrutarán de buenas ideas para compartir con sus nietos.