No se nos ocurre pensar que formas parte del mobiliario…, pero en esto de la abuelez (por no hablar de la familia), más vale que todo esté bien ordenado, como un armario. Porque cada uno tiene su sitio. Descubre, a través de las cinco reglas Great Moments, si eres una Súper Abuela. Seguro que puedes presumir de serlo (y de dejar que los padres actúen como eso, padres)

1- Está claro que te pierdes entre tanto ir y venir de bodas, no solo de las familiares sino de las de los amigos de tus hijos y tus hijas…, sí también de las segundas. Pero a ver si alguien se atreve a preguntarte. Seguro que si te preguntan los matrimonios que te pasan por delante de tus narices, serás la reina de ese “trivial pursuit”. Pero además es que más te vale que así sea, porque de mayo a agosto seguro que tienes la agenda llena de cruces…, de los fines de semana (a veces largos) en los que te toca nietos porque sus padres se van de boda. Y tan contenta.

2- Conejo enano, hamster, conejillo de indias… bulímico, peces de colores… Tus nietos se pasan por debajo del mantel la mejor dirección de hotel zoológico de la familia; evidentemente, la tuya. De nada han servido tus advertencias de aquel mítico momento en el que les advertías “¿estás seguro de que vas a tener tiempo para cuidarlo?”, “¿has pensado bien qué harás con él durante las vacaciones? Ellos bajaban la cabeza sin contestar, porque en su pensamiento ya tenían la respuesta: la mejor niñera de sus mascotas eres tú.

 

3- Una reunión entre los padres y los profesores (normalmente 2 a 1) es siempre un motivo de estrés. Pero no es el tuyo. Ellos van de un lado a otro del cole, buscando al profe, tal vez aguantando alguna crítica a tus nietos, ojalá muchas felicitaciones. ¿Y mientras tú, qué haces, cuál es tu papel? Pues ya lo sabes. Ya sea para bien o para mal la reunión, lo tuyo es la merienda: tortitas o croissant, ellos eligen, y tú no aproveches la ocasión; reprime lo más posible esa vocación tan tuya de abuela alimenticia, no vaya a ser que te lleves también la regañina, y no precisamente del profe, o también.

4- Está escrito con letras bien grandes en los frigoríficos de tus nietos: Proteínas a mediodía, 5 frutas y verduras por día, leche sin lactosa, cereales sin gluten, nada de comidas entre horas. Y mira que tú intentas seguir esas normas que tus hijos han decidido implantar en sus casas. Es más estás segura de que puedes hacerlo. El primer día te pliegas a sus deseos. El segundo haces compras… y algún desliz le llega al tercer día, en el que tienen sus macarrones con chorizo como a ellos les gusta o su carne bien envuelta por salsa, y desde luego una buena tarta o unos bizcochos, por supuesto, caseros. Es más, les permites repetir.  Y sabes además que entre los recuerdos que van a tener de su abuela serán esos menús con los que les sorprendes cada vez que se quedan contigo. Deja a sus padres que se ocupen del los omega 3 y de los alimentos orgánicos. Tú eres la abuela. Y esa de la comida es una prueba.

5- Puedes estar orgullosa de muchas cosas. Pero mucho de haber conseguido no hacer de los típicos manuales de educación tus libros de cabecera y de haber sabido escuchar tu intuición para educar a tus hijos. Pero también de haber sabido hacer entender a toda la familia, a tus hijos, a tus hijas, a tus nueras y yernos lo orgullosa que estás de lo bien educados que están tus nietos. Sin que te pidan meterte en su educación. Y a aquellos que se empeñan en que tú como abuela tienes que recordar a los nietos el “por favor” o el “de nada”, respóndeles “no gracias”. Porque este artículo certifica que la educación es un combate que corresponde a los padres. No a los abuelos.

 

Os recomendamos este libro: Guía práctica de abuelos con niños. Isabel Agüera. Books4pocket. Encárgalo aquí.

Captura de pantalla 2016-06-05 22.16.17



+ ¡ Apúntate ! +
A Great Moments

¡Great Moments va a proporcionarte las mejores aventuras para que compartas con tus nietos!
Apúntate a nuestra Newsletter. ¡Es gratis!

+ ¿ Tus amigas son
Abuelas ? +
Apúntalas a Great Moments

Invita a tus amigas a que se apunten gratis a Great Moments. Disfrutarán de buenas ideas para compartir con sus nietos.