Que sí, que parece el día de la marmota. Pero así es la vida. Tú te habías olvidado hace años de la pesadilla de “el salón de los plásticos”, esa de los primeros días del colegio, esa en la que plásticos y tijeras en mano te disponías a forrar los libros escolares sobre la mesa más grande de la casa. Y de pronto, la historia que se repite…

¡Te toca forrar los libros a tus nietos!… Bien porque su padre se declara torpe. Bien porque su madre no tiene tiempo. O viceversa. Sea como sea, ahí estás de nuevo con sensación de vértigo, con unos cuantos libros en una mano y un rollo de plástico en la otra, forrando volúmenes y cuadernos, rememorando años de estudiante.

Tú insistes en que hay forros que no se pegan y que son mucho más cómodos. Incluso sugieres que los compren de colores. Pero no hay manera. Han vuelto a hacerlo. Han vuelto a traer el plástico dichoso que se pega y que se pega y nunca se queda suficientemente estirado y siempre salen pompas que a duras penas desaparecen cuando se pasa la regla por encima de ellas, con cuidado de que no se rompan.

Recuerdas que a tus hijos les molestaban tus pompas. Pero no debieron de dejarles tan malos recuerdos cuando reclaman que te encargues de nuevo. Eso sí, lo mejor es que involucres a tus nietos en la tarea. A uno le corresponderá poner el papel celo, a otro acercarte el plástico…, las tijeras siguen correspondiendo a tu negociado. Y para celebrarlo, puedes hacer lo que no hiciste con tus hijos: celebrarlo. ¿Cómo? Regalando a los nietos cómplices una pipa para hacer pompas, pero de jabón. Para compensar.

signature-ELVI-BRON



+ ¡ Apúntate ! +
A Great Moments

¡Great Moments va a proporcionarte las mejores aventuras para que compartas con tus nietos!
Apúntate a nuestra Newsletter. ¡Es gratis!

+ ¿ Tus amigas son
Abuelas ? +
Apúntalas a Great Moments

Invita a tus amigas a que se apunten gratis a Great Moments. Disfrutarán de buenas ideas para compartir con sus nietos.